Estrategia de Intervención Adicciones a sustancias

1.- Evaluación InicialDe acuerdo a Escala de compromiso biopsicosocial, Escala de Patrón de consumo y Test Assist, se determina el grado de severidad o compromiso de una o varias sustancias en el intervenido, lo que permite a equipo evaluar un conjunto de estrategias posibles en la intervención.

2.- Entrevista motivacional:En general, antes de iniciar una terapia es importante conocer el grado de motivación, o lo que es lo mismo, el deseo subjetivo del intervenido de cambiar su patrón de consumo y su compromiso o adherencia al plan de intervención que implica necesariamente la responsable abstinencia o al menos una reducción en el consumo, con la participación activa en las intervenciones del equipo. Ciertamente no siempre la motivación es la óptima (etapa de decisión y acción, en modelo de Di Clemente y Prochaska), en la que el intervenido presenta fuerte deseo de cambio, y que obviamente influye en el pronóstico de éxito de intervención. Sin embargo, el equipo debe pretender a aprovechar cualquier oportunidad de contacto con el intervenido para tratar de establecer una alianza terapéutica que eventualmente derive en una fase o etapa activa, si es que no la presenta de entrada para con el equipo terapéutico.

3.- Fases de la terapia de intervención por adicciones a sustanciasEl tratamiento clásicamente consta a grandes rasgos de tres fases:* Fase inicial o de privación (desintoxicación)* Fase intermedia o de prolongación de abstinencia* Fase tardía o de búsqueda de recuperación (mantención)

3.1.- Fase de desintoxicación: habitualmente en la realidad del consumo leve o moderado el paciente puede llegar en períodos alejados del inmediato consumo que tenían previamente, por lo que en general puede que no se presenten con un típico síndrome de deprivación o abstinencia de importancia como para requerir intervenciones inmediatas o urgentes. Eventualmente podrían requerir terapia farmacológica que es a considerar para reducir el craving o deseo intenso de consumo que puede presentarse hasta un mes posterior al consumo habitual.

3.2.- Fase intermedia o de prolongación de abstinencia: esta etapa es la habitualmente más larga, teniendo probablemente episodios de recaídas en las que se debe intentar reforzarlas estrategias de evitación de consumo, y que depende en gran medida de la etapa motivacional del intervenido.

3.3.- Fase tardía o de recuperación: en la realidad de nuestro medio esta fase es tardía y al final del proceso de intervención, por lo que habitualmente se la toca bien avanzado el proceso descrito. En nuestra experiencia, la continuación de una terapia ambulatoria o de un seguimiento como mínimo un año es deseable una vez salido de una terapia regularmente mantenida, para asegurar la mantención de un programa de intervenciones, e incluso de terapia farmacológica.Terapia farmacológica:En el contexto y adscrito a la participación del intervenido en una terapia del equipo terapéutico, es posible eventualmente agregar fármacos que pueden contribuir a mejorar la experiencia de reducción de deseo de consumo o reducción de abstinencia o craving que como se dijo puede darse al inicio de la intervención. Además en esta evaluación del equipo puede detectarse estados de ánimo alterado u otras alteraciones que pueden requerir una intervención farmacológica.Terapia Psicológica:Muy importante en una intervención multidisciplinaria, es fundamental esta intervención profesional para detectar las alteraciones psicológicas que han influido en el inicio y mantención de un patrón de consumo así como en la aplicación de técnicas específicas que ayuden a modificar dichos patrones psicológicos dañados. Fundamental importancia tiene mejorar el autoconocimiento del paciente y la canalización empática de las emociones.