Estrategia de Intervención Adicciones a sustancias

En el tratamiento de las adicciones contamos con años de experiencia en terapias en adolescentes y adultos trabajando en distintas Fundaciones con programas públicos. Sin embargo, a nivel privado es escasa la oferta aun, en que la terapia se lleve a cabo con altura de miras al nivel que desde un joven de un establecimiento particular o subvencionado hasta un profesional espera, y sin que el mismo paciente se sienta menoscabado o avergonzado. Creemos que nuestra propuesta ha sido reconocida por nuestros pacientes y hemos ayudado a quienes buscan dejar esta enfermedad a retomar con nuevas energías sus compromisos de pareja y laborales.

1.- Evaluación InicialDe acuerdo a Escala de compromiso biopsicosocial, Escala de Patrón de consumo y Test Assist, se determina el grado de severidad o compromiso de una o varias sustancias en el intervenido, lo que permite a equipo evaluar un conjunto de estrategias posibles en la intervención.

2.- Entrevista motivacional:En general, antes de iniciar una terapia es importante conocer el grado de motivación, o lo que es lo mismo, el deseo subjetivo del intervenido de cambiar su patrón de consumo y su compromiso o adherencia al plan de intervención que implica necesariamente la responsable abstinencia o al menos una reducción en el consumo, con la participación activa en las intervenciones del equipo. Ciertamente no siempre la motivación es la óptima (etapa de decisión y acción, en modelo de Di Clemente y Prochaska), en la que el intervenido presenta fuerte deseo de cambio, y que obviamente influye en el pronóstico de éxito de intervención. Sin embargo, el equipo debe pretender a aprovechar cualquier oportunidad de contacto con el intervenido para tratar de establecer una alianza terapéutica que eventualmente derive en una fase o etapa activa, si es que no la presenta de entrada para con el equipo terapéutico.

3.- Fases de la terapia de intervención por adicciones a sustanciasEl tratamiento clásicamente consta a grandes rasgos de tres fases:* Fase inicial o de privación (desintoxicación)* Fase intermedia o de prolongación de abstinencia* Fase tardía o de búsqueda de recuperación (mantención)

3.1.- Fase de desintoxicación: habitualmente en la realidad del consumo leve o moderado el paciente puede llegar en períodos alejados del inmediato consumo que tenían previamente, por lo que en general puede que no se presenten con un típico síndrome de deprivación o abstinencia de importancia como para requerir intervenciones inmediatas o urgentes. Eventualmente podrían requerir terapia farmacológica que es a considerar para reducir el craving o deseo intenso de consumo que puede presentarse hasta un mes posterior al consumo habitual.

3.2.- Fase intermedia o de prolongación de abstinencia: esta etapa es la habitualmente más larga, teniendo probablemente episodios de recaídas en las que se debe intentar reforzarlas estrategias de evitación de consumo, y que depende en gran medida de la etapa motivacional del intervenido.

3.3.- Fase tardía o de recuperación: en la realidad de nuestro medio esta fase es tardía y al final del proceso de intervención, por lo que habitualmente se la toca bien avanzado el proceso descrito. En nuestra experiencia, la continuación de una terapia ambulatoria o de un seguimiento como mínimo un año es deseable una vez salido de una terapia regularmente mantenida, para asegurar la mantención de un programa de intervenciones, e incluso de terapia farmacológica.Terapia farmacológica:En el contexto y adscrito a la participación del intervenido en una terapia del equipo terapéutico, es posible eventualmente agregar fármacos que pueden contribuir a mejorar la experiencia de reducción de deseo de consumo o reducción de abstinencia o craving que como se dijo puede darse al inicio de la intervención. Además en esta evaluación del equipo puede detectarse estados de ánimo alterado u otras alteraciones que pueden requerir una intervención farmacológica.Terapia Psicológica:Muy importante en una intervención multidisciplinaria, es fundamental esta intervención profesional para detectar las alteraciones psicológicas que han influido en el inicio y mantención de un patrón de consumo así como en la aplicación de técnicas específicas que ayuden a modificar dichos patrones psicológicos dañados. Fundamental importancia tiene mejorar el autoconocimiento del paciente y la canalización empática de las emociones.

Tratamiento de Obesidad

La Obesidad es una patología cada vez más importante en el mundo y en nuestro país: se calcula que en Chile tiene un 10% de prevalencia en menores de 6 años, y de 25% en adultos. Mucho se ha escrito acerca de diferentes terapias para reducir peso, aunque lamentablemente solo hay un limitado éxito en las terapias, y mas aun se reduce su efecto a largo plazo (< 25%). Por otra parte existen numerosas “terapias”, la mayoría sin respaldo científico, que muchas veces prometen bajas de peso en corto tiempo, a costa de ingentes sacrificios de los pacientes, los que, después de un tiempo, cansados de dichas privaciones, abandonan esas terapias y sufren el temido “efecto rebote” que es la re-ganancia de peso. Lo peor de esas terapias, es el desaliento que provocan en los pacientes, pues se figuran que todas las formas de bajar de peso son similares. Nuestra propuesta es absolutamente probada y sólidamente fundamentada en evidencia científica, contribuyendo a una baja de peso lenta pero sostenida y fisiológica, en la que el o la paciente se sienten animados a mantener la adherencia al programa, trabajándose los aspectos médicos, nutricionales e incluso los psicológicos, por lo que las terapias farmacológicas son limitadas y solo se constituyen en coadyuvantes del sistema de tratamiento central.